© AesVida, todos los derechos reservados. 2012 - 2017
ABORTO
Aborto es mentira que mata
¿Cómo lo harían? Te   presentamos   los   principales   métodos   utilizados   en   las   clínicas   abortivas.   Todos   ellos   conllevan   riesgo   para   la   salud   de la madre. Succión: Con   un   tubo   hueco   aspirador   (28   veces   más   potente   que   un   aspirador   convencional),   se   succiona   el   feto,   como   la   cabeza no   cabe   por   el   tubo,   el   médico   introduce   unas   pinzas   para   extraerla.   El   feto   tiende   a   huir   del   tubo,   ante   la   innata sensación de peligro. Se usa en el primer trimestre. Dilatación y Evacuación: Se   suele   usar   en   el   segundo   trimestre.   Se   succiona   el   líquido   amniótico   que   rodea   al   bebé,   se   atrae   hacia   la   vagina,   se meten   unos   fórceps   para   sacar   algún   miembro   e   ir   despedazando   el   cuerpo.   La   cabeza,   al   no   salir   fácilmente,   se   aplasta con un instrumento y se saca a trozos. Inyección salínica: Se   introduce   una   larga   aguja   en   el   vientre   de   la   madre   con   una   solución   salínica,   que   hace   que   el   bebé   se   deshidrate, produciéndole   fuertes   quemaduras   en   la   piel,   y   provocándole   una   lenta   y   agonizante   muerte   que   puede   provocar   una hora   u   hora   y   media   de   sufrimiento.   Algunos   fetos   sobreviven   a   la   inyección   y   son   extraídos   aún   con   vida,   dejándoles agonizar encima de una mesa de la sala de intervenciones, hasta el cese total de su vida. ¿Qué consecuencias tendría para mi? Depresión,    angustia,    sentimientos    de    culpabilidad,    pensamientos    de    suicidio,    insomnio,    pérdida    de    apetito, agotamiento, etc. etc. Todos   estos   síntomas   post-aborto   no   suelen   ser   informados   en   las   clínicas   donde   se   practican   dichas   intervenciones.   Las mujeres   se   ven   sumergidas   en   ellos   tras   realizarse   un   aborto   y   comprenden   que   en   su   día   no   acabaron   con   “su problema”, sino que a partir de ahí, empezaron sus verdaderos problemas. AesVida quiere ayudarte para que puedas tener a tu bebé.  No dudes en contactarnos antes de tomar una decisión Si    estás    experimentando    culpa,    depresión,    angustia,    ira,    resentimiento,    remordimiento,    sensación    de    pérdida, desesperación,   temor,   tristeza,   vergüenza,   ansiedad,   alteración   del   sueño,   pesadillas,   deseos   de   suicido,   inclinación hacia drogas, alcohol, promiscuidad, etc.   Queremos ayudarte, puedes experimentar nuevamente paz y libertad. Hay esperanza y vida después de un aborto.  Contacta con nosotros.  Da el primer paso.  No tengas temor.
629  649 308  
Escríbenos
Siguenos en facebook
Siguenos en twitter